fbpx
desencriptados

El 0.08% de la producción mundial de CO2, es de la red de minería Bitcoin.

Fue a través de un nuevo informe publicado por el medio de información CoinShares el pasado lunes, la firma estimó que la red de minería de Bitcoin (BTC) emitió 42 megatones, o Mt, (1Mt = 1 millón de toneladas) de dióxido de carbono, o CO2, en 2021. En contexto, la cifra equivale a menos del 0.08% del total de emisiones mundiales de 49.360 Mts de CO2 en el mismo año. CoinShares llegó a estas cifras utilizando una variedad de estimaciones sobre la eficiencia de la red Bitcoin, su uso de energía, hardware, etc., a escala global. Es por ello, es posible que no refleje la emisión real de CO2 de la red. Sin embargo, la estimación del informe sobre la emisión de CO2 a nivel mundial coincide principalmente con las cifras de la industria.

Por otro lado, el informe estima el consumo total de electricidad de la red Bitcoin en 89 teravatios-hora (TWh), cifra muy inferior a la de las estimaciones realizadas por instituciones como la Universidad de Cambridge. Sobre todo si se tiene en cuenta que la tasa de hash de la red Bitcoin ha alcanzado nuevos máximos históricos. Habiendo dicho esto, el consumo de electricidad por sí solo no es una verdadera medida contextual del impacto medioambiental de la red Bitcoin. Esto se debe a que las emisiones globales de CO2 provienen de muchos aspectos, como los automóviles privados, para empezar.

El informe obtenido alumbra con su luz un creciente debate acerca del impacto medioambiental de la minería de Bitcoin. Por ejemplo, personas influyentes como Elon Musk han anulado su adopción de Bitcoin para uso empresarial en el pasado debido a la preocupación por el consumo de energía. El informe del medio de información CoinShares sugiere que aproximadamente el 60% de la actividad minera de Bitcoin proviene de combustibles fósiles, lo que está en el límite inferior de la estimación de la industria, ya que algunos han puesto la métrica en un mero 25%. Sin embargo, si las afirmaciones del informe son exactas, demuestran que el impacto medioambiental global de Bitcoin es insignificante desde un punto de vista externo.

Comparte este post:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.